SACO DE DORMIR

El saco de dormir es otra pieza importante de nuestro equipo. Ten por seguro que después de un buen sueño el día siguiente será mejor.

Estas son algunas características que debes tener en cuenta:

CAPACIDAD TÉRMICA

Ante que nada tenemos que aclarar que el saco de dormir no calienta, solo te aísla de frió que hay en el exterior, el calor lo producimos nosotros mismos, por eso los materiales que vamos a utilizar en nuestros saco de dormir son importantes.

Básicamente existen dos tipos de rellenos:

  • Naturales

Entre los naturales el más usado es la pluma. En su relación peso/aislamiento térmico y longevidad, la pluma sigue siendo lo mejor.

La pluma es la fibra con mayor número de cámaras de aire, además de expandirse y comprimirse mejor que la fibra.

Tenga cuidado, un relleno de pluma de baja calidad es mas susceptible a la humedad, la pluma esta destinada para fríos intensos y secos, lleva muchísimo tiempo secar un saco de plumas.

El material utilizado puede ser de oca, ganso o pato.

  • Sintéticos

El saco sintético es 800 grs. mas pesado que los sacos de plumas, pero abrigan igual si esta mojados o húmedos. Los sacos sintéticos suelen ser de materiales muy elásticos e indeformables, también hay que tener en cuenta que sus costuras evitan la dispersión de calor, gracias a su doble cámara de fibra sintética.

Deben ser usados materiales transpirables para evitar la perdida de calor que suele producirse por la evaporación, la pérdida por irradiación normal de calor de nuestro cuerpo. Algunos sacos tienen finas láminas reflectantes (parecidas en parte a papel aluminio) esto aumenta más de un 10% el poder calorífico de un saco sin modificar su peso o transpirabilidad.

También es muy importante el tamaño de nuestro saco de dormir, ya que si esta muy apretado, no estamos dejando espacio para la capa de calor que necesitamos. Recientes investigaciones muestran que nosotros producimos el 30% de la capacidad térmica del saco, mientras que el otro 70% lo logra la capa aislante.

VOLUMEN - PESO

Es importante el volumen de nuestro saco de dormir, ya que puede convertirse en un problema a la hora de introducirlo en el morral de excursionismo.  Lo mejor es buscar un saco que cumpla con una excelente capacidad térmica, volumen y peso, para nuestro trayecto. 

El peso actual de un saco de dormir de última generación se encuentra entre los 300 y 400 gramos más o menos a la espalda, esto es bueno cuando tenemos que realizar largos trayectos.

FORMA

Aunque existen muchísimos tipos de sacos de dormir podríamos distinguirlos en dos tipos:

  • Perfiles Rectangulares:

Son buenísimos para llevártelos a la playa o zonas cálidas, no es buena idea llevártelo para las actividades de alta montaña. Puedes abrirlo completamente y utilizarlo de manta.

  • Perfiles Tipo Momia:

Por lo que se refiere al aislamiento y otras propiedades, esta es la forma más eficaz. El saco con esta forma puede hacerse más ligero y con un menor volumen.

De las rodillas para abajo, debe ser más estrecho, a fin de tener menos volumen de aire para calentar y la zona no debe ser demasiado justa a fin de que los pies no compriman demasiado las capas aislantes y pierdan calor.

Una forma tipo momia óptima, debe tener más o menos la misma anchura desde los hombros hasta la cadera y sólo a partir de ésta, y hasta los pies, debe ir estrechándose progresivamente. Evita que los pies te queden apretados.

TEMPERATURA

Hoy en día los sacos de dormir se encuentran especificados por rango de temperatura extrema, no siempre es confiable este rango de temperatura.

Por Ejemplo:

Algunos indican -20º C, esto en realidad se convierte en 0 ºC, revisa bien las especificaciones del fabricante y asegurarte que los materiales que fueron empleados cumplen con los rangos requeridos.

Como regla general, las referencias a las temperaturas indicarían el uso correspondiente según la siguiente escala:


Hasta
los    0°C
Uso
estival

Hasta
los -10°C
Media montaña

Hasta
los -20°C
Alta montaña

Hasta
los -40°C
Condiciones
Extremas

Ten cuidado cuando elijas el saco de dormir ya que esto te muestra que no existe un saco para todo el año, ya que un saco de invierno no funciona en verano.

En Venezuela muchos tienen la tendencia a excursionar en zonas de baja y media montaña, economizando el costo de inversión.

CONSEJOS

  • Evitar introducirte mojado en el saco.
  • Debemos proteger nuestro saco de las inclemencias que se ve expuesto nuestro saco en una excursión. (Lluvia, rozaduras, golpes, etc.)
  • Métete en el saco cuando todavía conserves calor, no cuando estés ya muerto de frío. Toma si es posible una cena caliente. Bebe suficiente agua, la deshidratación aumenta mucho la sensación de frío.
  • Para proteger nuestro saco de estas inclemencias debemos adquirir una funda de material resistente y repelente al agua. (Ninguna funda es totalmente impermeable.
  • Es necesario airear el saco después de cada noche de uso antes de introducirlo en su funda, lo ideal sería dejarlo secar un rato al sol.
  • Es importante un buen collarín y una buena cremallera lateral con sus correspondientes protectores y que puedan abrirse en los dos sentidos (por arriba y por abajo) para poder airear los pies cuando hace demasiado calor por la noche.
  • La forma de la capucha, es algo esencial para la funcionalidad de un saco de dormir, los sacos de verano, pueden tener una capucha muy abierta y muy amplia. Pero para los sacos que también tienen que proteger la cabeza cuando se duerme por debajo de los 0ºC.
  • Para que tengan una vida útil larga, en casa debemos guardarlo estirado fuera de su funda de transporte original, que usaremos solo cuando salgamos en actividad. Al colocarlo dentro de la misma, lo haremos embutiéndolo, sin arrollarlo, siempre de forma distinta; esto es mejor para el relleno.

LAVANDO EL SACO

  • Poner poca cantidad de jabón, menos de lo que indican las instrucciones es más que suficiente.
  • Existen productos en el mercado para los tejidos con que están confeccionados los sacos.
  • Enjuagar rápidamente y dejarlo secar al aire, cuidado, evita que le dé el sol.
  • No utilices el lavado en seco. Lo mejor, es ponerlo en la lavadora a 30°C con un programa de tejidos delicados.
  • No es muy recomendable ponerlo en la secadora, aunque hay algunas secadoras industriales aptas para el cuidado de nuestra inversión...