BEBIDAS ENERGETICAS

En 1987 Dietrich Mateschitz lanzó en Austria la RED BULL, primera bebida energética.

Hoy Red Bull se vende en 70 países a un ritmo de 1 billón de latas por año. No tiene planta, ni camiones propios -es creada y embotellada en una fábrica de jugos-, al igual que el resto de las bebidas energéticas. Sólo tiene una receta, muy bien mercadeada, que se le ocurrió a Mateschitz en uno de sus viajes a Asia. "Allí notó que sus colegas se mantenían vigorosos gracias a un jarabe que vendían en las farmacias", cuenta Carolina Trillanes, gerente de comunicaciones de la marca en Venezuela. El joven se llevó su botellita a Austria, tuvo el tino de reproducir una fórmula de cafeína, vitaminas y aminoácidos, la puso a prueba de médicos, la enlató y lanzó al mercado austrçiaco en 1987 para reavivar a todo mortal que estuviera cansado.

Ahora, más de 170 marcas distintas compiten en la misma causa: ofrecer vitalidad enlatada.

¿Cómo actúan?

Algunos beneficios mentales y corporales que aportan son:

  • Mantiene a los consumidores alerta, maximiza la capacidad de concentración y aumenta en 25% la capacidad corporal. 
    La causa de ello es el alto contenido de cafeína, que activa el sistema nervioso. La taurina - un aminoácido que incluso está en la leche para bebés- contribuye a que el efecto de la cafeína actúe más rápido. El otro aminoácido -la glucoronolactona- ayuda a eliminar toxinas.
  • La receta es bastante variada, incluyendo algunas guaraná, ginseng, vitaminas, etc.
Características de algunos ingredientes:

Taurina. Aminoácido. En las bebidas energéticas, dicen sus representantes, sirve de catalizador, para ayudar a acelerar los procesos y el efecto de le bebida sea más veloz. Se consigue naturalmente al ingerir carnes o pescados. Todavía se investiga sobre ella.

Cafeína. Son bien conocidos sus efectos como estimulante del sistema nervioso. Los expertos coinciden en que la moderación y el sentido común son las claves para ingerir bebidas que contengan cafeína. El consumo promedio moderado es de 300 miligramos, lo que equivale a tres tazas de café, pero eso depende de cada organismo. Los niveles de sensibilidad son distintos en cada persona. 

Glucoronolactona. Sustancia presente de manera natural en el organismo que actúa como desintoxicante.

Guaraná. Proviene de las frutas rojas de una planta llamada Paullina Cupana que prospera en el Amazonas, y es bien conocida en sus propiedades por los indios de esa región. Tiene alto grado de cafeína.

Ginseng. La raíz del ginseng se ha utilizado durante milenios en la medicina oriental. Entre las propiedades que se le atribuyen está el mejoramiento de la memoria, y combatir la fatiga.

 

  • Los críticos de estas bebidas alegan que aportan poca energía (45 calorías/100 ml), procedente de azúcares sencillos (sacarosa, glucosa o fructosa), y en grasa y proteína, su contenido es nulo, por lo que deberían llamarse "bebidas estimulantes".
  • Los consumidores de estas bebidas en el mundo son de los más variados. La necesidad de un relevo energético une a taxistas que tienen que manejar largas horas, policías de guardia, estudiantes al borde de un examen final, deportistas o rumberos con ganas de que la noche les rinda.

Una advertencia:

Luisa Ayala, coordinadora del departamento de nutrición del Centro Médico de Caracas, y su colega Leticia O'Neill se acercan con cautela a estas bebidas. "No hay estudios científicos e imparciales sobre el tema que demuestren que son totalmente inocuas. Habría que analizar una por una, porque sus ingredientes y cantidades son distintos y a veces no queda claro cuánto tienen de cafeína o si superan la dosis considerada como moderada". En todo caso, advierten que niños, diabéticos, personas con problemas cardiovasculares, personas con trastornos nerviosos, hipertensos y mujeres embarazadas o en plena lactancia deberían abstenerse de tomarlas.

No confundir

No debemos confundir este tipo de cocteles energéticos con las bebidas isotónicas, creadas para saciar la sed y reponer sales al organismo, como la conocida GATORADE. Esta bebida con más de tres décadas en el mercado, no es energizante, pero surgió pensada para ayudar a los deportistas en su desempeño.

Cuenta la historia que a mediados de los años 60, el doctor Robert Cade la ideó pensando en el equipo de fútbol americano Los Gators, agobiado por el sol de Florida. Tiempo después, en 1967, el bien hidratado grupo ganaba su primer Orange Bowl y, en consecuencia, la bebida se anotaba méritos para entrar con vigor en el mercado.

En vista que las energéticas también buscan seducir a los deportistas, se rozan en ese terreno, aunque funcionen de manera muy distinta. "Gatorade es isotónica y quita la sed. La energéticas no", explica las diferencias Carolina Trillanes, gerente de comunicaciones de Red Bull.

Las isotónicas reponen sales minerales, fluídos y electrolitos perdidos durante el ejercicio. Eso permite la hidratación y, por ende, que el rendimiento en la actividad física sea mayor.